Como proteger a tu perro de la pirotecnia en Navidad - Blog Segurvet
500
post-template-default,single,single-post,postid-500,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Como proteger a tu perro de la pirotecnia en Navidad

La Navidad es la ocasión perfecta para reunirnos con la familia, reencontrarnos con los amigos, y celebrar con alegría e ilusión el comienzo de un año nuevo. A las personas nos encanta festejar por todo lo alto estas fechas, y  algunas suelen emplean cohetes, petardos y otros artilugios de pirotecnia para ello sin pensar en las potenciales y nocivas consecuencias que acarrea su uso.

Nuestras mascotas, especialmente los perros, son muy sensibles a los fuertes ruidos que ocasionan las explosiones producidas por este tipo de artefactos. Según indican varios estudios, se estima que entre el 50 y el 75% de los perros muestran miedo ante este tipo de ruidos. Por lo que, aunque la Navidad es una época de felicidad para nosotros, para ellos puede ser un tiempo de pesadilla.

Si no se trata correctamente este miedo, nuestras mascotas pueden llegar a angustiarse gravemente y sufrir una salivación excesiva, gastritis, defecaciones incontroladas y presentar comportamientos extraños, romper o morder cosas. El efecto más grave de los ruidos suele ser un aumento excesivo de su frecuencia respiratoria y cardíaca, el cual, en el peor de los casos, puede llegar a causar la muerte del perro a causa de un infarto. Los perros de menor tamaño, al tener un carácter mas nervioso, son los que sufren con más intensidad estos ruidos. Además, si nuestro animal de compañía padece algún tipo de trastorno como la epilepsia, este se puede complicar gravemente debido a este problema.

Las causas del miedo a los ruidos fuertes

 

Los expertos suelen coincidir que este miedo a los ruidos fuertes se debe a dos factores. El primero, al instinto de supervivencia natural de los animales, el cual les lleva a un estado de alerta al detectar un potencial peligro. Por ello, la reacción de los perros ante esta clase de ruidos suele ser la de buscar un refugio donde esconderse y protegerse.

Por otra parte, la mayor agudeza que tienen con sentidos como el olfato o el oído les produce que, olores desconocido como el de la pólvora o ruidos muy estridente y molesto como el de los petardos, sean percibidos con una intensidad tan grande que algunos son incapaces de soportar.

Por ello, ante estas situaciones y para evitar disgustos y males mayores, es necesario estos días seguir una serie de precauciones para minimizar los problemas y el malestar que pueda experimentar nuestra mascota.

¿Como tranquilizar a nuestro perro?

 

En primer lugar, es fundamental que no dejemos a nuestro perro solo los días de Navidad en los que sabemos tendrán lugar muchas explosiones o se lancen fuegos artificiales que produzcan mucho ruido. Debemos mantener la calma, controlar a nuestro animal, tratar la situación con normalidad y transmitirle que no nos separaremos de él.

Como decíamos previamente, nuestra mascota tenderá a buscar un lugar donde pueda esconderse, un refugio en el que se sienta seguro como debajo de la cama o dentro de un armario. Por ello, una buena idea es construir un refugio con mantas y algunos juguetes, donde tenga espacio suficiente para acomodarse a su gusto. Debemos entonces asegurar que todos los accesos y salidas de la casa, puertas, balcones y ventanas estén cerradas para, por una parte, minimizar el impacto del ruido y, por otra, evitar que nuestro perro trate de huir y llegue a provocar un accidente serio.

Contar con ayuda profesional 

 

En casos de mayor severidad en los que nuestra mascota quede fuera de nuestro control, o temamos que pueda hacerlo, los veterinarios recomiendan suministrarles medicamentos tranquilizantes o psicofármacos cuyos efectos duran entre las dos y cuatro horas. De esta forma, durante el tiempo en el que se producen más ruidos como suele ser la medianoche, nuestra mascota estará tranquila y no podrá causar ningún problema de gravedad.

Si vemos que nuestro perro ha generado una fobia ante este tipo de ruidos, debemos considerar contar con los servicios de un adiestrador canino o etólogo que realice una terapia de modificación de conducta con nuestra mascota, un especialista que pueda apoyarnos y ofrecernos pautas y consejos para reducir el miedo de nuestro peludo.

Con todo ello, desde Segurvet os deseamos a ti y a tu mascota unas Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo con CERO COHETES.

Sin comentarios

Publicar un comentario