Enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades fuera de casa - Segurvet
714
post-template-default,single,single-post,postid-714,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
perro cachorro necesidades

Enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades fuera de casa

Tener a un cachorro en casa, pero ante todo un gran compromiso. Una responsabilidad muy importante y un trabajo que requiere de atención y esfuerzo constante para garantizar su máximo bienestar y sano desarrollo.

Una de las tareas que más preocupan a los dueños de un perrito es enseñarles a hacer sus deposiciones, orines y excrementos, fuera de casa. Acostumbrar a un perro desde pequeño a realizar sus necesidades en la calle es complicado, pero no imposible, y requiere de tiempo y paciencia por parte de la persona.

Hay que tener en consideración que los cachorros son fisiológicamente comparables a los bebés y niños pequeños. Estos no saben cómo controlar completamente sus esfínteres y, además, realizan deposiciones con mucha más frecuencia que un perro adulto. A medida que crezca, poco a poco, empezará a controlarse y aguantar más horas.

En primer lugar, debemos habilitar al cachorro un lugar especifico dentro de casa para que orine y defeque. Colocando un montón de periódicos viejos o una empapadera en algún sitio de fácil acceso para el animal, donde no se ocupe mucho espacio y no moleste al resto de personas que viven en el hogar.

El cachorro, una vez utilice este espacio un par de veces, empezará a acostumbrarse a ello cuando detecte el olor que impregnan sus heces en el lugar donde las deposita. Hay que saber también que premiarlo o elogiarlo después de hacer sus necesidades en el sitio correcto beneficia su aprendizaje.

Una vez empecemos a sacar al perrito a la calle, el oler los rastros de otros animales le estimulará para hacer sus deposiciones y dejar también su propio olor, por lo que empezará a orinar fuera de casa. También es posible que, durante este tiempo, le dé por deponer por la noche. Pero a medida que crezca, irá aguantando sus ganas cada vez más, y no tendremos que estar tan pendientes del momento para atenderles o sacarle al exterior.

También podemos encontrarnos con el caso que un perro adulto tenga problemas para eliminar sus excrementos, ya sea por una causa de salud, alimentación o comportamiento. En ese caso, debemos practicar las mismas pautas que hemos explicado anteriormente o, en su lugar, acudir a nuestro veterinario de confianza para que pueda hallar una explicación y posible tratamiento.

Sin comentarios

Publicar un comentario