Guía de primeros auxilios para tu mascota - Blog Segurvet
249
post-template-default,single,single-post,postid-249,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Guía de primeros auxilios para tu mascota

En cualquier momento tu mascota puede sufrir cualquier tipo de percance tanto en la calle como en casa. Para ello siempre será efectivo que conozcas como debes actuar en este tipo de situaciones. Los primeros auxilios, aunque no sean por parte de un profesional, pueden salvar la vida de tu perro o gato. A continuación, te enseñaremos como intervenir en determinados casos de urgencia:

En caso de diarreas y/o vómitos:
Si tu mascota empieza a vomitar o a defecar de manera diarreica los siguientes pasos a realizar son:
• Retirar el alimento sólido y dejarle en ayuno durante 24 horas
• Dosificar la cantidad de agua que bebe en pequeñas tomas y varias veces al día
• Después de las horas de ayuno, la comida se racionará en pequeñas cantidades, con una dieta digestible y siempre que lo autorice el veterinario
• Ante cualquier duda, acudir o llamar al veterinario

En caso de que el animal sea un cachorro, los vómitos o diarreas sean continuadas, con bilis o sangre o el animal esté decaído, tendremos que acudir al veterinario de manera inmediata.

Si el animal se hace una herida

Las heridas hay que tratarlas con bastante precaución ya que pueden acabar infectadas o afectar a órganos cercanos. La gravedad de la herida dependerá de la zona en la que se haga, y de la manera. En caso de que sea a través de una mordedura o por el roce con el asfalto, las posibilidades de infectarse son mayores.

El primer paso para curar una herida es limpiarla para y retirar la suciedad. El procedimiento a seguir es afeitar la zona y posteriormente lavarla. Para un mejor cicatrizado lo conveniente es limpiarla con suero fisiológico, povidona yodada o clorhexidina. Para evitar que en animal lama la zona en curación, es recomendable ponerle un collar isabelino.

Para heridas que sangran, de manera provisional, tendremos que hacer un torniquete. Empleando gasas o un paño limpio, apretaremos durante diez minutos, intercalando descansos sin presionar de 30 segundos a un minuto, hasta llegar al veterinario. El torniquete se aplicará por encima de la herida.

En caso de que la herida sea grave o profunda deberemos acudir al veterinario. Igualmente, si el daño es ocasionado por otro perro también, puesto que tendremos que evitar futura infecciones y aplicarle un tratamiento a base de antibióticos.

Si sospechamos que haya alguna fractura ósea, acudiremos de manera urgente al veterinario. Intentando tocar el miembro afecta cuanto menos posible.

En caso de recibir una picadura

En el apartado de las picaduras diferenciaremos en cuatro grupos de animales:

Serpientes:

Lo más inmediato en caso de una mordedura de serpiente es acudir al veterinario. Como cuidado durante el viaje hasta la clínica, limpiar la zona de la picadura con antiséptico. En caso de estar alejados del veterinario, aplicar un torniquete como el explicado anteriormente.

Entre los principales síntomas de una mordedura se encuentran el dolor y color amoratado de la zona afectada, y posteriormente una gran inflamación. Los síntomas más graves pueden acarrear vómitos, dolor abdominal y sed.

Insectos:
Los principales incestos que inoculan veneno son los mosquitos, las abejas, avispas, abejorros y algunas especies de hormigas.

Por norma general estas mordeduras no provocan grandes daños, limitándose a leve dolor, inflamación o enrojecimiento de la zona. El protocolo de actuación será lavar la zona afectada con antiséptico, barro, saliva o amoniaco. Una vez extraído el aguijón, si lo hubiera, aplicaremos frío local. Si vemos que los síntomas son más graves, habrá que acudir al veterinario.

Arácnidos:
Entra las principales especies arácnidas se encuentran la tarántula, el alacrán o la araña.

Como la mayoría de las picaduras provocarán dolor e inflación en la zona inoculada por el veneno. Ante una situación de picadura leve, aplicaremos presión en la zona afectada con material limpio como gasas o paños y luego se aplicará frio local. En caso de empeorar, acudir al veterinario para que administre tratamiento con corticoides.
Intoxicaciones:
De manera general las intoxicaciones son ocasiones de urgencias veterinarias que no podremos socorrer nosotros. Dentro de estas hay dos tipos, la aguda que se produce por un contacto temporal con un tóxico y la crónica que se desarrolla con el paso del tiempo al estar en contacto permanente con alguna sustancia.

Golpes de calor

Estas situaciones se dan cuanto el animal está sometido a altas temperaturas. El caso más común es cucando pasan demasiado tiempo en un coche con demasiado calor. Nos percataremos de que está sufriendo un golpe de calor por continuo jadeo en la respiración y la sudoración.

En caso de vivir una situación así, acudiremos con nuestra mascota al veterinario para reducir su temperatura corporal. En caso de que la clínica se encuentre a distancia, llamaremos por teléfono y seguiremos los consejos profesionales. Mientras tanto le bañaremos con agua y aplicaremos hielo, si es posible, en axilas e ingles. Aunque notemos una mejoría en el animal, lo llevaremos ante un veterinario igualmente para descartar posibles secuelas.

Consulta aquí la Guía completa de primeros auxilios

Sin comentarios

Publicar un comentario