La oruga procesionaria, el peor enemigo de nuestro perro - Blog Segurvet
255
post-template-default,single,single-post,postid-255,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

La oruga procesionaria, el peor enemigo de nuestro perro

Desde Segurvet queremos alertarte de que con la llegada de la primavera y de unas temperaturas más cálidas prolifera la aparición de la oruga procesionaria, un lepidóptero que en ocasiones puede ser muy perjudicial para nuestro perro, llegando incluso a provocarle la muerte.

Estos insectos, condensan su veneno en los pelos que rodea su cuerpo, y el simple contacto con el animal puede llegar a ocasionarle picores, quemazón o urticaria. En caso de que nuestro perro ingiera una de estas, puede acarrear problemas de necrosis en la zona de la boca, lengua y garganta.

Como evitar a la oruga

La primera recomendación es la de extremar la precaución cuando paseamos con nuestra mascota por zonas verdes. La presencia de estos insectos, que habitan en árboles y bajan en primavera, se hace más relevantes en parques. También en jardines y zonas de campo en los que hay una temperatura cálida.

En caso de que nuestro perro entre en contacto con la oruga, deberemos acudir al veterinario de manera urgente. La reacción al roce de nuestra mascota con el insecto es instantánea. Insistimos en que deberá producirse una intervención veterinaria urgente para que este le administre un tratamiento de corticoides, antibióticos y antihistamínicos para reducir los daños y sufrimiento del perro.

Sin comentarios

Publicar un comentario