Bebidas que tu perro no debe tomar en ningún momento - Blog Segurvet
320
post-template-default,single,single-post,postid-320,single-format-gallery,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Las bebidas que tu perro no puede tomar bajo ningún concepto

La alimentación de tu perro es algo muy importante para su salud y su desarrollo. A menudo pensamos que es oportuno darles de comer o beber lo mismo que ingerimos nosotros, por comodidad o porque al animal se muestra más receptivo con eso que con su comida específica.

En Segurvet ya escribimos en su momento acerca de los alimentos prohibidos para los canes. En esta ocasión os traemos una nueva entrada acerca de las bebidas que tu perro no debe tomar en en ningún momento puesto que tampoco son beneficiosas para ellos.

La leche y sus derivados

La intolerancia a la lactosa es común en los humanos, por su imposibilidad a la hora de tolerarla. En el caso de los perros es igual. Ellos no tienen la enzima de la lactasa, que es la que consigue digerir la lactosa. Por lo tanto, la leche y sus derivados sólidos y líquidos pueden llegar a acarrear graves consecuencias en su sistema digestivo. Entre los síntomas más comunes después de una ingesta de leche se encuentran los vómitos o la diarrea.

Café y otros excitantes

El café es una bebida excitante que contiene una sustancia llamada metilxantinas. Hablamos de café, pero también se incluyen bebidas excitantes como el té, o el chocolate y por supuesto las bebidas energéticas.  Estas bebidas estimulantes pueden suponer graves consecuencias en el sistema digestivo de nuestra mascota con vómitos y diarreas. Pero también severos problemas en sistema nervioso por lo que su ingesta puede derivar en episodios de hiperactividad, convulsiones y aceleración de la respiración. En el peor de los casos puede conllevar hasta a la muerte.

Refrescos

Los refrescos son bebidas carbonatadas que contienen muchos azúcares. El exceso de éstos son perjudiciales en el caso de los perros. Como en los humanos, los azucares pueden incrementar gravemente los niveles de insulina en tu mascota, pudiendo originar hipoglucemias y problemas hepáticos.

Alcohol

Puede parecer raro que alguien pueda darle alcohol a un perro, pero en ocasiones ha habido casos en los que el propietario ha podido creer oportuno suministrarlo para relajar o apaciguar a su mascota. Bien, el alcohol es potencialmente peligroso para los animales. La ingesta de bebidas alcohólicas de cualquier tipo, o de alimentos que lo contengan, ocasionan graves perjuicios a su salud física y mental.

La toma de alcohol puede originar cambios de conducta en el animal. Severos cambios de comportamiento, o picos altos de agresividad o depresión son síntomas muy frecuentes cuando esto ocurre.

También causa daños físicos en el sistema respiratorio. El alcohol ralentiza el funcionamiento de los órganos vitales del animal, algo muy grave si afecta a los pulmones porque producirán menos oxígeno, o al corazón, porque se bombeará mucha menos sangre.

Por último, el consumo de alcohol puede afectar a los riñones. Estos órganos interpretaran el alcohol como algo negativo en el organismo y sobrefuncionarán para expulsarlo. Este pico de actividad de los riñones puede acabar dañándolos.

Como conclusión a todas estas pautas, podemos aclarar que hay que extremar la precaución con las bebidas que se dan a nuestra mascota. No es producente darles ningún tipo de estos líquidos puesto que pueden ocasionarle graves problemas en su organismo.

Sin comentarios

Publicar un comentario