Los peligros que puede sufrir una mascota en Navidad - Blog Segurvet
727
post-template-default,single,single-post,postid-727,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
los-potenciales-peligros-que-puede-sufrir-una-mascota-en-navidad

Los potenciales peligros que puede sufrir una mascota en Navidad

La Navidad es sinónimo de alegría y celebración, de fiestas, reencuentros y grandes momentos que poder compartir en familia. Nuestras mascotas, al formar parte de ella como uno más, también pueden unirse a las personas en estos días tan especiales.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los muchos cambios que hacemos en el hogar y nuestras costumbres durante estas fechas pueden ocasionar incidentes inesperados con un animal de compañía. Y es que hasta en esta época del año nuestro perro o gato no está exento de poder sufrir un accidente y tener que acudir al veterinario de urgencia.

A continuación, vamos a detallar algunos de los riesgos más comunes que pueden llegar a padecer nuestros amigos de cuatro patas y la mejor manera de poder evitarlos con toda seguridad.

Plantas navideñas

Sabemos que ciertas flores y plantas pueden resultar venenosas o altamente tóxicas para nuestros animales. Algunas que tienen un uso tradicional como adornos decorativos son peligrosas si nuestro perro o gato las ingieren o mastican, como es el caso de la Flor de Pascua.

De uso muy común en hogares de todo el país, su savia blanca irrita las mucosas de la boca y el esófago si se traga. Aunque su nivel de toxicidad es bajo en comparación con el acebo o el muérdago, por ejemplo, es capaz de causar vómitos, diarreas y nauseas si nuestra mascota la come.

Por otra parte, de usar un árbol natural, un abeto como adorno navideño, debemos prestar atención a que nuestro animal no beba el agua de su maceta, ya que esta contiene fertilizantes y productos químicos, o morder sus hojas, que son como pequeñas agujas que podrían causar perforaciones en su sistema digestivo.

Adornos, luces y velas

Una de las cosas que mas nos gusta en Navidad es poner nuestra casa bonita con adornos brillantes y llamativos, ya sean luces, guirnaldas, espumillón o el clásico Portal de Belén. Nuestros animales pueden sentirse muy atraídos por los colores vivos y formas curiosas.

De estar a su alcance, los objetos más pequeños pueden ser ingeridos o mordisqueados por el perro o gato al tratar de jugar con ellos. De romperse les ocasionarían heridas, y de tragarlos, obstrucciones y atragantamientos.

Las luces y las velas acarrean un peligro especial, ya que son capaces de causar quemaduras de mayor o menor gravedad. Las primeras por estar conectadas a la corriente eléctrica, y las segundas por ser objetos en combustión.

Por qué los gatos atacan el árbol de Navidad? (cómo evitarlo)

Cambios de temperatura

Muchas personas aprovechan estos días para tomarse un descanso y pedir vacaciones en el trabajo. Por lo que, de tener tiempo libre, no habrá muchas excusas para saltarse la hora de sacar al perro de paseo. Pero mucho ojo con esto, ya que el tiempo no suele acompañar estos meses.

Nuestro peludo puede pillar un catarro u otra enfermedad al bajar sus defensas por un cambio de temperatura brusco. Y es que el calor de los hogares contrasta demasiado con el frío de la calle.

Además, si vivimos en una zona donde nieva o se forma hielo, debemos proteger las almohadillas de sus patas, ya que al andar puede producirse pequeñas heridas, con unas botas protectoras y aislantes, o aplicando cremas hidratantes especiales.

Alimentos peligrosos

Es habitual que, durante las reuniones y comidas de Navidad, de estar nuestro animal presente, familiares y allegados traten de jugar con él. Hacerle carantoñas y ofreciéndole probar comida de nuestros platos.

Mucho cuidado con los dulces, chocolates, turrones o polvorones son dañinos y hasta tóxicos, llegando a producir graves problemas de salud, desde mareos o convulsiones, hasta en los peores casos el fallecimiento del animal.

Ruidos fuertes

En ocasiones anteriores, hemos hablado de lo altamente molestos que son los ruidos de cohetes, petardos, matasuegras y diversos artículos sonoros de fiesta que se utilizan en Navidad para los perros.

Estos animales, al tener un sentido del oído más desarrollado que nosotros, perciben estos sonidos de forma muy estridente hasta el punto de que les causa incomodidad y dolor. Muchos se vuelven nerviosos, inquietos y entrar en pánico. Ocasionando que puedan causar desperfectos en el hogar o incluso hacerse daño a si mismos.

Sin comentarios

Publicar un comentario