Los problemas más frecuentes de un cachorro en casa - Blog Segurvet
462
post-template-default,single,single-post,postid-462,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Los problemas de comportamiento más frecuentes de un cachorro en casa.

Tomar la decisión de tener una mascota en casa es muy importante, trae consigo ilusión y emoción, pero también requiere de mucha responsabilidad. Sobre todo si decidimos que nuestro animal de compañía será un cachorro al que vamos a cuidar desde sus primeras semanas de vida. Los perritos son, por lo general activos, dinámicos y juguetones, y este carácter puede hacer que se produzcan algunos problemas de conveniencia durante sus primeros meses.

Las rutinas diarias y trabajos hacen que pasemos gran parte del día a día fuera del hogar. Si tenemos un cachorro en casa, es posible que, debido a nuestra ausencia, estos peludos se sientan solos, angustiados o enfadados, descontrolándose y provocando con ello accidentes o desperfectos en los muebles de la casa. También puede darse el caso que molesten al vecindario o que hagan sus necesidades en lugares en los que no deben. Estos problemas de conducta y comportamiento son en gran medida habituales, y a la larga, con tiempo y paciencia, pueden llegar a corregirse si dedicamos parte de nuestro día a trabajar y educar a nuestro perrito.

MI CACHORRO MUERDE, ARAÑA Y TIRA COSAS

 

los-problemas-de-comportamiento-mas-frecuentes-de-un-cachorro-en-casa

Nos ponemos en situación. Regresamos del trabajo. Abrimos la puerta de casa y encontramos a nuestro pequeño cachorro esperándonos con muchas ganas nuestro regreso. Pero cuando entramos en casa y observamos bien, nos percatamos que las patas de las sillas están mordisqueadas, o bien arañazos en la tela del sofá y cosas tiradas por el suelo. En estos momentos hay que serenarse ante todo. Para educar bien a nuestro perro, desde el principio hay que enseñarle que este comportamiento está mal sin perder los nervios. El cachorro siente miedo por nuestra ausencia y lo demuestra de esta forma. 

Una forma de paliar este problema es reduciendo el espacio que nuestro perrito puede andar por la casa. Cerrando las puertas de las habitaciones e instalando cercas en otras para cerrarle el paso y así evitar que entre a su antojo y provoque destrozos o desorden. Hay que tener cuidado con esto ya que el remedio puede ser peor que la enfermedad y aumentar su ansiedad al verse acorralado. En cuando empiece a sentirse cómodo y a habituarse a usar una zona del hogar como espacio propio, podemos darle un juguete con el que entretenerse.

MI CACHORRO LADRA Y LLORA HASTA QUE REGRESO

 

los-problemas-de-comportamiento-mas-frecuentes-de-un-cachorro-en-casa-segurvet

El vecino nos ha llamado por teléfono. Dice que nuestro perrito ha estado ladrando todo el día sin parar y el ruido le molesta. El cachorro llora, nos echa de menos, se siente solo y manifesta su soledad ladrando o gimiendo para llamar la atención y con la intención que alguien (o nosotros) acudamos a su llamada.

¿Como podemos evitar o solucionar esto? Es cierto que, dada su condición, un cachorro no debe pasar más de tres o cuatro horas solo. Así que hay que ir acostumbrándolo poco a poco a ausencias cada vez más prolongadas. También podemos contar con una persona que vaya cada cierto tiempo a visitarle o contratar los servicios de un cuidador que le atienda las horas que pasemos fuera de casa. Otro remedio es darle una prenda vieja o que hayamos usado recientemente, ya que al estar impregnada con nuestro olor corporal, sentirá nuestra presencia y calmará sus ánimos.

MI CACHORRO NO CONTROLA DONDE HACE SUS NECESIDADES

 

los-problemas-de-comportamiento-mas-frecuentes-de-un-cachorro-en-casa-segurvet

Aunque hayamos instalado una cesta donde pueda dormir y una empapadera donde haga sus necesidades, nuestro cachorro es aún muy pequeño para tener control sobre su propio cuerpo. Así que es habitual que durante sus primeros meses con nosotros encontremos deposiciones en lugares en los que no nos gustaría verlas. 

Por ello, es muy importante detectar con antelación los momentos en los que el cachorro tiene ganas de orinar o defecar. Habitualmente, esto ocurre por las mañanas, después de comer o tras la hora de juego. Cuando EL que tu cachorro olisquee el suelo y se mueva en círculo, colócalo en el lugar dónde quieras que deponga. Una vez lo haya hecho, prémialo con una chuche o snack. Para acostumbrarlo a este hábito, es necesario tener paciencia y repartir la rutina durante varias semanas. 

Si se da el caso en el que pasado un tiempo, nuestro cachorro sigue manifestando estos problemas, Segurvet aconseja acudir a un profesional que evalúe su situación y trate de solucionar los problemas de conducta con entrenamiento.

Sin comentarios

Publicar un comentario