¿Puede mi gato ir a la playa? - Blog Segurvet Seguro de mascotas
674
post-template-default,single,single-post,postid-674,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
gato playa

¿Puede mi gato ir a la playa?

En verano, muchas son las personas que deciden pasar unos tranquilos días de vacaciones en la costa, en la playa, lejos del bullicio de las ciudades y refrescándose a orillas del mar. Sin embargo, las personas que tienen mascotas lo tienen un poco más complicado. Añadiendo que, aunque cada vez son más, muchas playas prohíben el acceso a animales, no todos reaccionan de la misma forma el ir a un lugar como este.

Sabemos que los perros disfrutan de la playa mucho, pero ¿y los gatos? ¿Existe algún peligro a la hora de llevarnos a nuestro felino? ¿Cómo reaccionaría al estar en un lugar nuevo y extraño? A continuación, te contamos varios consejos a tener en cuenta si hacer si quieres que tu gato te acompañe en tus vacaciones.

Estrés y nerviosismo

En primer lugar, hay que saber que los gatos son animales domésticos que están poco habituados a los cambios de rutina y de lugar repentinos. Por ello, si decidimos llevar a nuestra mascota con nosotros a la playa en lugar de dejarlo en casa, o al cuidado de otra persona, debemos conocer que posiblemente se estrese al encontrarse en un entorno nuevo que no controla.

Transporte y seguridad

Para transportar a nuestro gato, y además relajar y disminuir la inquietud que pueda tener al hacer el viaje, se recomienda usar una jaula o transportín en el que metamos algunos de sus juguetes favoritos. De esta forma, estará cómodo, se sentirá protegido y además, se distraerá durante el trayecto, evitando que se ponga nervioso o incluso agresivo.

Procura que el animal lleve consigo un collar o chapa identificativa para que, en el caso que se extravíe o pierda en la playa y alguien le encuentre, pueda avisarte de haberlo visto.

Alimentación

El cambio de clima y ambiente puede afectar a la actitud de nuestro gato. Pero también el no seguir la misma dieta y rutina de alimentación que seguía en casa. Por ello, debemos darle de comer a la misma hora que siempre y la misma comida. Podemos llevar con nosotros el mismo cuenco o plato que use en el hogar y prevenir así que rechace el comer.

Cuida y protege su piel

Al llevar a nuestro gato con nosotros a la playa, debemos cuidar que el calor no dañe su piel y pelaje, ya que este puede provocar que se le caiga o sufra quemaduras en zonas sensibles, como orejas o nariz. Hay que cepillarlo a menudo para quitar el pelo muerto o con restos de arena que tenga, y aplicarle también crema protectora.  

Sin comentarios

Publicar un comentario