¿Puede mi perro bañarse en una piscina? - Blog Segurvet
665
post-template-default,single,single-post,postid-665,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
perro piscina

¿Puede mi perro bañarse en una piscina?

Sin lugar a duda, una de las mejores cosas que podemos hacer en verano es bañarnos en una piscina para refrescar nuestro cuerpo y quitarnos el calor que las altas temperaturas producen. Los animales, al igual que nosotros, sufren también la subida de los termómetros, por lo que tenerlos bien hidratados y frescos es fundamental para que puedan pasar una temporada estival lo mejor posible.

Animales de compañía como los perros disfrutan especialmente de chapuzones, zambullidas y nadar en el agua. Pero seguro que a muchos dueños de mascotas les asalta la pregunta que titula este artículo, más si tienen instalados una piscina en sus casas.

Principalmente, el problema que puede ocasionar que un perro se bañe en una piscina no es que su agua se ensucie, si no que debido a los productos químicos que solemos usar para mantenerla limpia puedan intoxicar de alguna forma a nuestro peludo. Los perros, de tener sed durante el baño, o incluso de forma accidental, son capaces de ingerir y beber el agua de la piscina, algo que les causaría problemas gastrointestinales.

Por ello, es mejor que el animal se bañe en otro lugar. Pero si se da el caso que no existe la posibilidad de hacerlo, en Segurvet te recomendamos seguir esta serie de medidas de precaución para evitar comprometer su salud:

Nunca dejes a tu perro solo: Más allá de que pueda beber agua de la piscina, el animal puede, mientras esté nadando, sufrir un calambre en sus extremidades y ser incapaz de salir del agua. O bien resbalarse, tropezar y darse un golpe. Ten un ojo sobre ellos en todo momento.

• Protégelo del sol: Al igual que sucede con las personas, una prolongada exposición al sol veraniego puede ocasionar quemaduras en la piel de nuestras mascotas. Si tienen pelo corto el riesgo es aún mayor. Por ello, recomendamos aplicarles una crema solar especial para animales y permanecer en la sombra el mayor tiempo posible.

• Seca su pelaje después del baño: Frota y seca bien a tu perro con una toalla hasta que no queden rastros de humedad en el pelo. Presta atención a zonas especificas como orificios y orejas, ya que puede haberle entrado agua y generarle otitis, hongos, bacterias, …

• Limpia la piscina a fondo: Es posible que el agua haya quedado un poco turbia tras compartir un rato de baño con nuestro animal de compañía. O también que en el suelo de la piscina queden rastros de pelo suelto que se hayan desprendido de su piel. Por ello, después de baño, aplica los productos químicos de limpieza y pasa el limpiafondo.

• Plantéate la alternativa de comprar una piscina de plástico para mascotas: Las hay muy resistentes, de plástico duro para evitar roturas y arañazos, suelos antideslizantes y de fácil montaje. Además, las hay de distintos tamaños, adaptados para distintas razas de perros.

Sin comentarios

Publicar un comentario