¿Qué hacer si mi perro no quiere comer? - Blog Segurvet
680
post-template-default,single,single-post,postid-680,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
¿Qué hacer si mi perro no quiere comer? Blog Segurvet

¿Qué hacer si mi perro no quiere comer?

Por normal general, los perros son animales muy glotones. Les encanta comer y gozan de un gran apetito, pero también puede darse el caso que rechacen la comida que se les ponga por delante. Las razones que pueden ocasionar la falta de apetito en los canes son variadas y suelen responder a algún tipo de problema fisiológico. En este artículo hablaremos sobre las causas más comunes que hacen a un perro perder las ganas de comer y como tratar de solucionar este problema.

¿Cuál es la reacción del perro con su comida?

Nuestra mascota puede manifestar su rechazo a la comida que le facilitemos de diversas maneras. Dependiendo de las mismas, podremos deducir que es lo que le ocurre para que se encuentre así. Aunque siempre debemos tener en cuenta la opinión de un profesional, nuestro veterinario de confianza, para determinar que hacer con nuestro perro y el tratamiento que necesite para que vuelva a comer sin problemas.

Si le ponemos comida a nuestro perro en su cuenco, plato o bandeja, y este ni tan siquiera se acerca al mismo, es posible que su falta de apetito se deba a que padezca alguna enfermedad o trastorno que le quite las ganas de comer. El parsovirus, el moquillo o la leptospirosis causan perdida de apetito en los canes, además de diarrea, vómitos o deshidratación.  También cabe la posibilidad de que esté infectado por algún parásito

Si el perro se acerca al plato y vemos que tiene hambre, pero no prueba la comida, con toda probabilidad es que tenga una herida o una inflamación que le produce dolor y le impide digerir o masticar la comida sin sufrir con ello.

También puede darse el caso que el perro se arrime al plato, huela la comida, pero no llegue a probarla, o incluso que golpee y tire la comida al suelo. Tal vez con ello nos quiere decir que no le gusta la comida o el pienso que sueles usar para alimentarlo. Hay que tener en cuenta también que a medida que nuestro perro envejece, va perdiendo su sentido del olfato. Por lo que si no logra apreciar el olor de una comida y este le guste, no se animará a probrarla.

Otras causas que pueden ocasionar este problema son que nuestro perro, al ser un animal social, pierda sus ganas de comer debido a un suceso traumático para él, como la perdida de un ser querido, una pelea con otro perro, una mudanza, la llegada de un bebé a casa,…todo ello son factores que pueden provocar un estado de apatía, tristeza y depresión en nuestra mascota. También no descartes el hecho que tu perro pueda haber sido envenenado por consumir alguna sustancia nociva o tóxica para su salud. En nuestra Guia Segurvet de Primeros Auxilios podrás encontrar varias indicaciones sobre que hacer si tu perro sufre una intoxicación. 

¿Cómo hacer que mi perro vuelva a comer?

Como decíamos antes, de tratarse de un problema físico, como suele ser la mayor parte de los casos de este tipo, nuestro veterinario será quien tras examinar al perro y determinar la causa de su falta de apetito el tratamiento que deberá seguir para recuperarse. Eso si, podemos fomentar que vuelva a comer, en el caso que se trate de otro motivo, ofreciéndole alguna comida que le guste mucho o cambiando su dieta habitual por otros alimentos que pueda consumir con gusto.

Sin comentarios

Publicar un comentario